4.23.2008

TY

Peleábamos muchas noches. Me iba enfurecida a la cama, te decía cosas hirientes, me daba vuelta y no te hablaba más. Pero debo confesarte que nunca podía dormir tranquila. Cuando ya la luz empezaba a entrar por las ventanas, me daba vuelta y me quedaba mirándote, contemplándote. Y de a poco empezaban a correr las lágrimas de rabia, de angustia, de emoción...de amor. Me sobre llevaba el hecho de que al lado mio, durmiendo y haciendo ruidos raros, estaba el hombre que me había dado el mejor regalo en 25 años, eso a que todos esperan poder sentir... esa felicidad plena, el respirar pasión, tocarte y que me dieran escalofríos, mirarte y sonreir. Justo ahí, te daba un beso, extendía tu brazo cuidadosamente y acurrucaba mi cabeza en él para decirte con un gesto, que te amaba más que a mi propia vida. Te dejaba durmiendo y bajaba al negocio de la esquina vestida con tu traje de baño verde y tu polera amarilla, porque me encantaba usar tu ropa, tenía tu olor. Compraba huevos, chile y tortillas. De vuelta al departamento y con las compras en la mano, me veía radiante. Lo sé porque la gente me sonreía sin motivo y porque tú estabas en mi cabeza. Pensaba en qué cara pondrías esta vez cuando llegara con el desayuno a la pieza. Abría la puerta de la entrada silenciosamente y me dirigía a la cocina. Cocinaba con amor. Cocinaba pensando en tí. Subía las escaleras cargada platos y cubiertos, los dejaba en la mesa de la entrada, te miraba y me iba a abrir la puerta que daba al balcón. Ordenaba todo para tomar el desayuno contigo. Iba a la cama, te abrazaba, te hacía cariño en la espalda, te tocaba el pelo, te olía.... eras tan mio. Era todo tan intenso. Eran destellos de amor por mis poros. Te susurraba al oído que el desayuno estaba listo. Abrías uno de tus hermosos ojos azules, me mirabas, sonreías, me decías ¿cómo amaneció la mujer más linda del mundo sin maquillaje?, me dabas un beso con sabor a mañana y salíamos al balcón. Comíamos en silencio mientras veíamos a la gente pasar por la calle. ¿Sabes Ty? Esos fueron los días más felices de mi vida.
Hoy abro los ojos al despertar y te busco y aún no entiendo que nunca más te voy a encontrar a mi lado. Hoy huelo tus poleras y me impresiona que aún expelan tu olor. Hoy te pido que te aparezcas pero creo que no puedes. Hoy te lloro con un cuchillo que gira en alguna parte de mi cuerpo que no sé bien cuál es, pero me estoy aprendiendo de memoria la intensidad del dolor y esos segundos cruciales. Y mi amor, puedo decirte sinceramente, que fuiste la persona que convirtió mis mañanas más maravillosas, a las más tortuosas.
Te amo de aquí de la tercera dimensión, en la tierra, Santiago de Chile, corazón latiendo. ¿Cuándo me vas a avisar adónde estás tú?

5 comentarios:

gonzalo dijo...

Sin siquiera conocer a Ty ni verte en persona se noto siempre que era asi, en fotos e historias, asi que confirmo que irradiabas amor y me paseaba por tus fotos de lo agradable que era ver eso.

saludos!

Gonzalo

mercedes dijo...

Chika... que escrito más maravilloso, contiene el dolor más inmenso... ese cuchillo que va rajando tus fibras te esta haciendo cada vez mas permeable, a la vida, a las personas, a la luz y al amor.
Antes siempre te ponia que desde el dolor resurgieras, hoy te pongo Gracias por Renacer!!

Francisca dijo...

Leyendo tus palabras, aproximándome a lo que es sentir ese dolor, me pongo a pensar que si eso nos pasara a nosotras, a alguna de tus amigas, tú sí que sabrías qué weá decir. Pero esto te pasó a ti, y desde afuera te contemplamos quienes no sabemos cómo ayudarte, cómo pedirte que nos pases un poco de tu carga para hacértela más liviana.
Yo sé que nunca voy a sentir el dolor que tú sientes, pero créeme que me has puesto en agudo contacto con tus sentimientos, y te lo agradezco.
Me encanta que sigas escribiendo, que sigas siendo una excelente comunicadora, pero sobre todo, que nos dejes contemplar tu pena desde afuera, y que quieras compartirla con nosotros.
Ojalá nos veamos el viernes, trata de ir donde la llantén, a ver si fumamos algo y parloteamos. La llantén en verdad quiere que vayas. Y si no, que sea cuando puedas, pero luego!
Un abrazo!

edith dijo...

Llamemos a ty por el tubo parlante. Que buena idea... y no se te habia ocurrido ah!.
Te quiero tanto.
Hoy venia asandome por la calzada independencia y no sabes como deseaba que hubierai estado conmigo aqui pa ir por un helado y que me contaras cosas.
Te mando un besototote mi javi.
mariela

edith dijo...

por que dice que me llamo edith? jajaja...soy yo.. Mariela.